Celaya Gto. Por: DIF Celaya.- En favor de la salud de nuestros niños y niñas, hace unos días se reabrió otro de los 34 comedores comunitarios con los que trabaja DIF Celaya.

Y este fue el caso del comedor que se encuentra dentro de la escuela ‘General Felipe Ángeles’, en la comunidad, Palmita de San Gabriel, donde se beneficia a un total de 61 menores, con un alimento completo que incluye fruta, guiso, pasta o sopa, y agua fresca.

Este trabajo se hace en conjunto con miembros de la comunidad, madres de familia, y el equipo de la Coordinación de Desarrollo Alimentario, a cargo de Concepción Pereda Hinojosa, quien señaló, durante el primer semestre de este año se piensa estar nuevamente en operación con los 34 comedores.

“De momento y por tema de pandemia vamos poco a poco, hasta ahorita tenemos 10 comedores ya trabajando, cinco dentro de escuela y cinco más que son exclusivamente comedores, pero la idea es aperturar todos en favor de las familias en unos meses”, dijo.

En el caso de este comedor, son 61 niños y niñas los beneficiados, pero los otros puntos en donde ya se da nuevamente el servicio de comedor es en El Puesto, San Luis Rey, San Lorenzo, San Antonio Gallardo, Ojo Seco, Nuevo Porvenir, Templo de la Colonia Bosques, CAFI, Casa Marietta, Asilo de Ancianos Misión Caridad y el Centro Gerontológico de Las Américas.

Con estos desayunos y en los diversos puntos se beneficia a un total de 440 personas, de los cuales 120 son adultos mayores y 320 pequeños.

La mañana de este viernes quien realizó una visita al comedor de La Palmita, fue la Presidenta del Patronato del Sistema DIF Celaya, Rosa María Suárez de Mendoza, quien agradeció al personal DIF y sobre todo a las madres de familia comprometidas con esta causa.

“Me da mucho gusto que las actividades dentro de los comedores se estén retomando, y que ustedes se preocupen por la salud de nuestros niños y niñas, para su buen y sano desarrollo, lo que se necesita son alimentos nutritivos y están haciendo un gran equipo, muchas felicidades”, dijo al equipo de trabajo de ese comedor.

Mientras tanto niños y niñas sonrientes entraron a tomar sus alimentos en punto de las 10:30 de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *